Sensibilizan sobre condiciones actuales del Monumento Ruinas de Mucuño

La Fundación Programa Andes Tropicales (PAT) y la Asociación Cooperativa Mucusur organizan recorrido al monumento Ruinas de Mucuño para sensibilizar a los vecinos de Acequias (Municipio Campo Elías) sobre la importancia de este patrimonio en el marco del proyecto “Andes Sur: Diseño e implementación participativa de 4 productos ecoturísticos comunitarios que valoricen la biodiversidad y fomenten la conservación ambiental en los Pueblos del Sur del estado Mérida”, financiado por el Programa de Pequeñas Donaciones del Fondo para el Medio Ambiente Mundial del PNUD.

Una decena de personas hicieron la caminata de alrededor de dos horas, entre ellos niños acompañados del cronista y escritor Ramón Sosa, el baquiano local Orangel Rojas y el secretario de Mucusur Ramón Molina, quienes compartieron con los presentes sus conocimientos sobre este Monumento Histórico Nacional desde 1991, además de resaltar su importancia arquitectónica, turística y cultural bajo el resguardo del Instituto de Patrimonio Cultural, dependencia del Ministerio del Poder Popular para la Cultura.

Sosa señala que es un lugar de excepción porque “recorrer este vestigio de historia es toparnos con una herencia ancestral portentosa, pasmosa y extraordinaria” y es la “posibilidad de reencontrarnos con nuestro pasado para hacerlo presente más allá del turismo contemplativo, un turismo histórico con afán de conocimiento y sed de cultura”, en relación al emplazamiento construido en el siglo XVII y ahora considerado único en su tipo en Venezuela por ser los restos de una mudanza a mediados del siglo XIX a donde se asienta actualmente Acequias.

Rojas como maestro de la construcción y fabricante de tejas artesanales resalta que está muy bien hecho porque conserva intacto fragmentos del piso, dice que el evidente deterioro se debe a la intemperie pero se conserva en mejores condiciones que las casas modernas aunque usaron los mismos materiales para la elaboración de adobe hoy.

Agrega que fue construida con la técnica ancestral de tapias donde capas de tierra se presionan, impresionantes porque algunas paredes tienen más de 3 metros altura y espesor de 80 centímetros sin contar con herramientas de construcción hoy existentes.

Calculó que la nave central de la iglesia mide alrededor de 10 metros de ancho y más de 60 de largo, espacio suficiente para concentrar 500 personas, los techos eran de caña de caruso y cuentan con sistema de canalización de aguas además de extensas canales construidos ancestralmente para traer agua desde sitios distantes. Admite que viene a las Ruinas para visitar a sus familiares, únicos habitantes del lugar, al pastoreo de los chivos o cuando se le solicita una guiatura.

Fábrica de tejas artesanales

A medio camino desde Acequias hasta las Ruinas de Mucuño se encuentra una fábrica de tejas artesanales, Orangel y Lucindo Rojas hacen desde la preparación de la arcilla que es una mezcla de varios tipos de tierra y elaboran cada pieza manualmente para la cocción en el horno a leña con capacidad de contener 1500 tejas a la vez. Recuerdan que es necesario contar primero con el horno para las tejas y el pan para iniciar la construcción de una casa tradicional. Actualmente cuentan con solicitudes para casas locales, en Mérida e incluso posadas.

Recorren Mucutuy para incentivar identidad y arraigo

La Fundación Programa Andes Tropicales (PAT) y la Asociación Cooperativa de Turismo Comunitario Mucusur recorren el pueblo de Mucutuy (Municipio Arzobispo Chacón) para reconocer sus lugares de interés turístico e incentivar la identidad y el arraigo en el marco del proyecto “Andes Sur: Diseño e implementación participativa de 4 productos ecoturísticos comunitarios que valoricen la biodiversidad y fomenten la conservación ambiental en los Pueblos del Sur del estado Mérida”, financiado por el Programa de Pequeñas Donaciones del Fondo para el Medio Ambiente Mundial del PNUD.

Participan miembros de Mucusur del capítulo local, su coordinadora general Marisol Rondón y secretario Ramón Molina, quienes cuentan con el asesoramiento del cronista Ramón Sosa Pérez. Atravesaron por calles aledañas y veredas junto a un grupo de habitantes para aprender sobre los sitios más emblemáticos, los hechos ocurridos en cada uno de ellos y sobre la participación de las personalidades involucradas, con el fin de integrarse a la ruta familiar y promover el sentido de pertenencia en los surmerideños.

Desde construcciones tradicionales de tapia aún usados como hogares o sus restos que testimonian su pasado en caballerizas o tenerías (curtido de pieles), coincidir con el músico y gestor cultural Simplicio Sosa para escucharlo tocar su inseparable violín, continuar por las veredas que llevan hasta la mejor panorámica al pueblo en la Cruz de la Misión hasta la Plaza Bolívar, distinguida por las caminerias y las figuras creadas en las áreas verdes como un barco o un corazón.

Además del busto de Simón Bolívar que erige un particular tributo iniciado por Rosalino Vergara y continuado por los mucutuyenses. Otra particularidad es el monumento a la llegada del primer automóvil en 1960 que causó un cambio significativo en el modo de vida rural, ubicado en una plazoleta anexa a la plaza, se trata de una columna con al menos cinco metros de altura hecha con cemento y piedra que sostiene una barra de hierro vertical al cielo.

“El llamado es que nos querramos en el sur merideño” resalta Sosa desde las cosas comunes a las 21 comunidades parroquiales extendidas en la tercera parte del territorio que conforma el estado andino, quien en varios de estos pueblos presentó el taller Hitos de la Historia en el Sur de Mérida y durante cada itinerario recalcó que “si somos del sur sintamos el legítimo orgullo de serlo” para elevar el sentido de pertenencia y con ese motivo todos hagan cosas favorables para su región porque “un pueblo sin historia sufre una especie de muerte”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading...