“Temporada de Pulpo” en La Posada de Cervantes

El restaurante caraqueño con 35 años de estar abierto al público, ofreciendo su gastronomía ibérica. Brinda la posibilidad de disfrutar de una temporada de este suculenta carne de mar venezolano, con 10 recetas entre clásicas e innovadoras que dejarán satisfechos y agradecido a todos sus visitantes.

Atahualpa Penzo

Por primera vez el Restaurante La Posada de Cervantes innova con su propuesta gastronómica al ofrecer a su clientela y el público en general la “Temporada de Pulpo 2019”. Esta temporada incluye 10 recetas que permitirán saborear de diferentes maneras esta rica y exquisita carne de mar, desde el mes de agosto hasta el 30 de septiembre.

El chef y jefe de cocina, Freddy De Freitas, comentó que esta oferta gastronómica dedicada al pulpo, se debe básicamente a la oportunidad de la sobre producción de pulpo y por ende, la reducción de su costo. Decisión que le permitió adquirir grandes cantidades para con su experiencia, saber almacenar, manejando acertadamente la cadena frío. Vale resaltar que el levantamiento de la veda de pulpo, el pasado mes de julio, permitió que esta especie volviera a estar disponible en las mesas venezolanas.

Entre los platos que se podrán disfrutar están los tradicionales como: “Pulpo a la Gallega”, “Carpaccio de Pulpo” (tiene la particularidad de incluir frutas cítricas como naranja, parchita, tamarindo chino, junto con nueces y aguacate), “Pulpo a la Vinagreta”. Entre los novedosos se encuentran “Callos de Pulpo” y “Pulpo Teriyaki”. También están las propuestas suculentas como “Pulpo & Pancetta”, “Pulpo salteado” y “Pulpo a la Parrilla”. Para los más atrevidos está “El Pulpo Enchilado” y para los más relajados que deseen un sabor horneado sin demoras, el “Pulpo al Lagareiro” el cual demora alrededor de media hora de cocción en el horno. Sin duda alguna, la sorpresa la tendrá con el primer bocado que deguste y seguramente un plato será suficiente por la equilibrada y justa cantidad que les sirven a los comensales.

Probablemente, la esmerada y exquisita forma de preparar esta carne, le hará volver a probar las propuestas restantes de este festival gastronómico dedicado a este molusco.

Si algo no puede faltar en la buena mesa es el vino, y para acompañar el pulpo nada mejor que un buen vino blanco. Para esta ocasión La Posada de Cervantes ofrece un fresco Chardonnay argentino de Vinos Cruz del Sur, que permite completar una excelente comida.

Reinventándose… con buena base, buena historia

Desde hace 35 años “La Posada de Cervantes” ha brindado un excelente servicio en el centro de la ciudad. En los últimos años, con Freddy De Freitas a cargo de los fogones, se ha caracterizado por su esmerado cuidado en el manejo de los productos del mar, constituyéndose en la mejor opción para disfrutar de pescados y mariscos en la ciudad de Caracas.

Pimientos de piquillo rellenos de bacalao, las colas de langosta, el asopado de mero, o las famosas papas bravas, son algunos de los favoritos de la clientela de La Posada de Cervantes.

Freddy De Freitas, nos cuenta que su padre Alfredo De Freitas (oriundo de Madeira, Portugal) compró en 1979 dicho negocio que se llamaba “Patrón de Pesca”, con estilo cafetín. Luego lo remodeló con un arquitecto catalán para otorgarle un estilo español e ibérico y reinauguró en 1984.  Su nombre se debe a que, antiguamente, la plaza cercana se llamaba Plaza Cervantes, que ahora se llama Plaza España.

Freddy De Freitas nos habla de su pasión por hacer lo que le gusta

Foto cortesía por Marcelo Volpe

Yo nací en Venezuela en el 79, recuerdo que de niño disfrutaba mucho ir al mercado, mis hermanos y yo nos peleábamos por acompañar a mi papá. Hacíamos todo el recorrido en el mercado de Coche, al final comíamos una parrillita que mi papá compraba en La Criollita. De regreso nos montábamos en el camión descapotable con todos los vegetales, viendo el trayecto por la autopista, una aventura grande para cualquier niño. Así trascurrió mi infancia y, para nosotros, las vacaciones era venir a lavar platos en el restaurante y nos pagaban, fue algo maravilloso.

Posterior crecimos y siempre estuvimos involucrados con el restaurante, somos cuatro hermanos: dos hembras y dos varones. Yo empecé a estudiar y me gradué de arquitecto en la UC, trabajé de arquitecto y no era lo que quería hacer, la arquitectura que estaba haciendo no era para la que había estudiado. Siempre la tasca me iba llamando y cuando vine a ver era parte de ella.

Di el paso de involucrarme más, en el momento que muchos de mis amigos migraron. Evalué las opciones de irme o quedarme, vi que algunos están afuera sintiéndose sin identidad y no quiero eso para mí. Entonces, como me encanta comer, decidí quedarme e incluir mis experiencias de los viajes que realicé en el restaurante.

Desde hace tres años he tomado las riendas…

Siempre me ha gustado la comida e interesado hacer lo mejor, con lo poco que sé. No soy un chef, he ido por mi propio camino aprendiendo, con la cocina clásica que conozco desde niño, junto a las tendencias y lograr de forma autodidactica una buena propuesta. Tengo un chef principal, es una de esas leyendas de la cocina de tasca, de mucha data, los clientes asiduos lo conocen. Su nombre es Otto Trias Sabino, uruguayo, se vino desde muy joven a trabajar, es muy clásico y he aprendido mucho de él. Otto cuando llegó a Venezuela fue panadero en La Selva, chef en Rías Gallegas, Mesón de Pita, Casa Bermeo, La Marisquería, inauguró El Maute Grill.

Teresa Del Carmén Amparo es nuestra cocinera pantrista, es de esas personas increíblemente importantes, pero poco visible en los resultados finales, ya que su labor, por más relevante que sea, no tiene el reconocimiento que merece. Sin embargo, es vital, ya que además de ser eficiente, aprende rápido y siempre quiere hacer lo mejor en su trabajo. Ella es la que prepara ensaladas, platos fríos (ceviche, salpicón, entre otros) y es la que hace el helado casero de galletas. Prácticamente, es como una madre, es familia, está con nosotros desde 1984, es la persona más antigua en el restaurante después de mi papá.

Yo he tomado cursos, con Enrique de Lima sobre charcutería, aprendí hacer la panceta. Un curso en IEP para aprender a hacer pan. También, de barismo con Pietro Carbone. Me estoy reinventando y también actualizando a todo el equipo, son 14 personas en total que trabajamos en el restaurante. Desde hace tres años he tomado las riendas, ahora soy más feliz, siento que lo estamos haciendo bien, porque la gente sale contenta.

Un negocio familiar: padre e hijos generado un buen servicio

Es de hacer notar que junto a Freddy está su hermano menor Juan Carlos De Freitas, quien es el administrador del restaurante, y como es costumbre en el señor Alfredo De Freitas, asiste todos los días de lunes a sábado desde la mañana hasta un poco más de mediodía. Por lo que seguramente podrá verlo en su visita a la tasca restaurante y sentir, con esas dos generaciones, una destacada atención y sobre todo disfrutar una suculenta comida ibérica.

Las temporadas que vienen…

Como dato extra, se pudo conocer que para noviembre posiblemente tenga la “Temporada de Langosta”. También podría darse la oportunidad de una “Temporada de Sardina”. En realidad, Freddy confiesa que las temporadas las arma de acuerdo a los volúmenes disponibles en el mercado nacional. Pues a veces es la temporada, pero la producción es escasa y eso eleva mucho los costos.

Un helado casero sudafricano  

En cuanto al postre cada restaurante tiene uno especial y tradicional. En el caso de “La Posada de Cervantes” la sensación irresistible y divina la podrá encontrar al saborear el “Helado Casero de Galletas”. Una receta propia de las tías abuelas de Freddy, por su lado materno. Estas tías oriundas de Sudáfrica, dejaron un gran aporte al menú, con un dulce que, a pesar de ser muy sencillo, es distintivo. Por ello, dicha receta la siguen elaborando intacta, por la pantrista Teresa Del Carmen, quien conoció y aprendió de las propias sudafricanas este postre que se hace a mano, con una batidora en un envase sobre muchísimo hielo y sal, donde se le incorpora la crema especial y las galletas junto a los demás ingredientes secretos, que se mezclan uniformemente. De esta forma, hacen ese sabroso helado con una textura cremosa y con una equilibrada temperatura, que lo hace único en las tascas y restaurantes de Caracas.

Una extensa y muy completa barra de ron en el centro de Caracas

Foto cortesía por Marcelo Volpe

Soy un gordo sibarita, soy taguarero, me encanta el concepto de la taguara porque vincula la bebida con la comida. Soy un fanático del ron, he intentado tener todas las marcas de la DOC, no las tengo todas, pero sí la gran mayoría, con una vasta colección y mucha variedad. Estoy seguro que el ron venezolano es el mejor del mundo. Somos extremadamente competentes con esta bebida y me parece absurdo no resaltarlo, ya que es nuestra bandera y es importantísimo que en la barra venezolana el ron sea el protagonista.

El Restaurante “La Posada de Cervantes” está ubicado en la Av. Urdaneta, Esq. La Pelota, a 15 metros del Registro Principal (Frente a la nueva sede del CICPC). Telf: 0212 – 561.9095 / 564.4639. Tiene una capacidad para 100 personas. Trabaja de lunes a sábados, desde el mediodía hasta las 11pm. Los sábados están abiertos hasta las 8:00pm.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading...