Coposa realizó actividad positiva para 200 niños de la Escuela San Francisco Javier

Los estudiantes de la unidad educativa participaron en un maratón, partidos de fútbol y baloncesto, y compartieron valores y trabajo en equipo, propiciados por la empresa

Sin duda, el  deporte y la actividad física, son cruciales para una vida prolongada y saludable. Expertos en la materia, reconocen  la importancia de establecer estas  prácticas desde  la niñez y la temprana adolescencia, para el desarrollo de  hábitos que pueden marcar la diferencia entre la vitalidad y la falta de ella, en años futuros. Conscientes de ello,  desde hace varios años y como parte de su Responsabilidad Social Empresarial (RSE), Coposa viene desarrollando una política de acompañamiento a instituciones escolares, con el fin de inculcar prácticas que redunden en beneficio del niño y su desarrollo. En esta oportunidad tocó a la escuela básica San Francisco Javier, ubicada en La Pastora, en Caracas,  donde casi 200 niños, entre 6 y 12 años, disfrutaron de múltiples actividades deportivas.

Un maratón, un partido de fútbol y baloncesto, respectivamente, fueron las actividades desarrolladas por los estudiantes, de 1ro a 6to grado de la Unidad Educativa San Francisco Javier, institución que tiene 75 años de fundada, subvencionada  por la  Asociación Venezolana de Educación Católica (AVEC).

Marina Carmona, coordinadora Pedagógica y Pastoral de la escuela, celebró la actividad propiciada por la empresa oleaginosa: “Sin duda, en los momentos que vivimos, es importante contar con organizaciones como Coposa, cercanas a las necesidades de los niños. Nos sentimos contentos por este apoyo, y me gustaría que este ejemplo pudiera sensibilizar a muchas empresas más”. Por su parte, Julio Cedeño, profesor de Educación Física de la unidad educativa, agradeció también el apoyo brindado por Coposa al promover esta iniciativa. “Esta es  una muestra del interés que tiene la empresa en fomentar el deporte y buenos hábitos en los niños; y un buen ejemplo que hoy se llevan los estudiantes, de una organización comprometida y responsable con el país”.

La actividad deportiva estuvo acompañada de un refrigerio y cotillones que fueron obsequiados a los asistentes. La jornada terminó con una charla de valores propiciada por Isabel Hernández, jefe de Mercadeo de Coposa, quien  resaltó la importancia del trabajo en equipo, el compromiso y la perseverancia, como elementos importantes para alcanzar objetivos y metas.  “La misión  de Coposa es dejar una huella valiosa en  las comunidades,  a través del trabajo que desarrollamos,  y deseamos seguir demostrando nuestro compromiso con el bienestar de las comunidades y de los niños de nuestro país, viendo la RSE como un derecho, más que  como un cumplimento de ley” subrayó Hernández.

 Más de 250 niños en edad preescolar fueron beneficiados por las labores de infraestructura que Coposa realizó en el Centro Educativo Simoncito de Payara

Baños, grifería y pintura, fueron algunos de los elementos restaurados, gracias a la labor social de Coposa a la estructura educativa en Portuguesa

Compromiso con la comunidad, buena voluntad y esfuerzo fueron los principales motores que hicieron posible la culminación de los trabajos de infraestructura del Centro Educativo Simoncito Payara, ubicado en el estado Acarigua, por parte de Coposa, en beneficio de 248 niños en edad preescolar. La obra, enmarcada en  la gestión de Responsabilidad Social de la empresa, incluyó la reparación de 7 baños, pintura de 9  salones, instalación de un tanque de agua, y la reactivación de todas las tuberías de aguas blancas, permitiendo una mejor cobertura de atención de la comunidad estudiantil.

Olenis Llovera, directora del plantel, explicó que el estado de la escuela mejoró muchísimo, ya que “anteriormente, la institución presentaba muchas fallas,  el tanque de agua  había sido robado y todas las baterías de los sanitarios estaban dañadas”. Para los pequeños, fue la construcción e instalación de un parque infantil, compuesto por  3 columpios, 2 subí bajas y 1 túnel de juego, lo que causó la mayor alegría.  “Este espacio tenía 7 años sin funcionar, ¡por eso las caras de los niños cambiaron totalmente al verlo!” exclamó Llovera.

La inauguración estuvo acompañada de una actividad recreativa, apoyada por  la empresa de reciclaje Eco-soluciones BET-EL, que englobó dinámicas grupales, repartición de refrigerios, meriendas, y cotillones, para el disfrute de más de 100 niños que – junto a sus padres y representantes-, asistieron al acto,  e hicieron sentir su gratitud por el restaurado lugar de estudios.  “Estamos muy agradecidos a Coposa, el personal la escuela y la comunidad  esperamos seguir fortaleciendo la relación  con la empresa”  manifestó la figura directiva del plantel.

Por su parte, José  Avilés, gerente de Gestión Humana, expresó que la mayor satisfacción para la empresa es ver tantas caras alegres al ver su escuela en buen estado.  “Por ello, nos mantenemos siempre dispuestos a colaborar con ayudas sociales en implementar planes que contribuyan a mejorar las condiciones y calidad de vida de la colectividad”, señaló.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading...