Chocolates St. Moritz hace realidad el sueño de 32 niños

St. Moritz les regaló en Navidad la experiencia de poder elaborar sus propias chupetas de chocolate. A través de una visita guiada donde cerraron el proyecto escolar sobre el cacao venezolano.

Una película que se hace realidad, esa fue la experiencia que vivieron 32 niños de tan sólo 8 años, quienes lograron cumplir el sueño de visitar una fábrica de chocolates y experimentar haciendo sus propios dulces.

Se trata de los pequeños del segundo grado del Colegio San Ignacio de Loyola, quienes en el marco de su proyecto de aula dedicado al cacao venezolano, fueron recibidos en la Planta de Chocolates St. Moritz ubicada en Caracas por su gerente general, Cristóbal Suarez y su equipo de colaboradores.

Con las emociones propias de la edad, los pequeños revivieron momentos de la película Charlie y la fábrica de chocolate  escrita por Roald Dahl en 1964,  la cual fue llevada a la gran pantalla en el año 2005 y en cada Navidad es fuente de inspiración para los más chicos.

Una clase para inspirar a los niños

La visita recibida por el equipo de Chocolates  St. Moritz forma parte del desarrollo de un proyecto escolar de aula dedicado al cacao, en el que los pequeños realizaron investigaciones previas sobre las zonas de cultivos y las bondades del cacao venezolano, uno de los mejores del mundo.

Según expuso la  docente Marylin Cadenas, quien acompañó a los niños, el recorrido a través de la planta viene a completar el aprendizaje en aula y así lo demostraron al participar con sus conocimientos en el proceso de elaboración de algunos productos que exhibe la marca, entre ellos  el Flaquito y la chupeta Choco Zoo.

Luego de colocarse la indumentaria necesaria de seguridad para el recorrido, los niños disfrutaron y aprendieron el proceso de la elaboración de sus propias chupetas Choco Zoo desde el proceso de manufactura del cacao, la selección de la figura del animal para elaborar sus chupetas hasta el vaciado y empaquetado de la golosina.

“Estamos muy contentos, orgullosos de recibir a nuestra generación de relevo. Aquí están nuestros futuros gerentes. Ellos serán nuestros gerentes de producción, de calidad  y nos encanta  poder mostrar lo que hacemos. Es un pequeño espacio para que puedan interactuar y disfrutar en este caso del proceso de manufactura de uno de los productos  que más encanta a los niños como lo es el chocolate”, expuso el gerente general.

Más que chocolates de ensueño

Para las docentes que acompañaron este proceso de aprendizaje, la visita a la fábrica de Chocolates St. Moritz, una empresa 100% venezolana, es una experiencia maravillosa. Además de ser didáctica, pues los  pequeños pudieron apreciar lo que han aprendido en clases sobre el cacao y su transformación en exquisitas piezas de chocolate, Chocolates St. Moritz permitió que sus instalaciones se convirtieran  en espacios de sueños, para inspirar al hombre y a la mujer del mañana.

Al mismo tiempo, el personal docente agradeció la disposición de la marca para recibir a los pequeños, destacando el compromiso y responsabilidad que el personal, ofreció a los visitantes.

El recorrido culminó con un refrigerio, la entrega de un cotillón y con un compartir en el que  los niños valoraron el proceso de transformación del cacao a chocolate, algunos de ellos incluso inspirándose a crear nuevas fábricas de chocolates cuando crezcan.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading...